CHILPANCINGO, Gro., 31 de mayo de 2016.- El secretario técnico de la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos, Manuel Olivares Hernández consideró como “un fracasado anticipado” el nuevo sistema de justicia penal, que promueve el Tribunal Superior de Justicia del estado (TSJ), en el sentido que se realizará “con la misma gente acostumbrada a las prácticas de corrupción e impunidad”.

En entrevista exclusiva para Quadratín Guerrero, Olivares Hernández fue consultado sobre el nuevo sistema de justicia penal que según el TSJ, es un cambio estructural en la procuración de justicia, donde existirá transparencia y  equidad entre las partes.

Al respecto, el activista señaló: “esto es como cualquier programa o evento que tiene un sentido mediático publicitario. Desde hace años se viene anunciando que el nuevo sistema ya estaba en marcha, y hoy se menciona que aún carece de infraestructura”.

Sostuvo que el nuevo sistema de justicia penal se puede dividir en dos aspectos: en el mobiliario y las instalaciones. Pero el más importante es el aspecto humano, donde según Olivares, éste es el más preocupante.

“Preocupante porque aún se desconoce cuántos jueces están preparados y abogados certificados para este nuevo sistema, además de los ministerios públicos. La misma estructura humana que labora en el actual sistema se va a emplear en el nuevo sistema, y es otro problema porque toda esta gente se ha venido desarrollado en un marco de corrupción e impunidad, por lo tanto consideramos que no van a querer perder esos beneficios e ingresos extras, que logran sacarle a un detenido o procesado”, detalló.

Dijo que “el nuevo sistema de justicia penal no es garantía para que los inocentes sean liberados y los culpables castigados. Se van a buscar las formas y mecanismos para seguir vendiendo la justicia y esto será un fracaso total y, pasara sólo a una experiencia más en el sistema de justicia mexicano”.

En el contexto de que el nuevo sistema de justicia penal,  ya opera en regiones como La Montaña y Costa Chica y según el TSJ, reconoce que hacen falta traductores indígenas, tal y como publicó Quadratín Guerrero;  Manuel Olivares manifestó “que eso es un problema que se viene en el actual sistema, a pesar de que la constitución y acuerdos internacionales, señalan que cualquier indígena debe de contar con peritos intérpretes en su propia lengua”.

“Entonces estamos frente a un fracaso anticipado, porque ante el afán de presentar algo que para ellos es novedoso, nosotros vemos que le están dando un sesgo publicitario. Donde el gobierno no está aportando recursos como por ejemplo ahí, en la capacitación o pago de los traductores indígenas”, recalcó.

Opinó que lo que deberían de hacer las instancias de procuración de justicia es cumplir con el derecho al debido proceso, “bien podría seguir estando este sistema que ya se va, si realmente se cumple con el derecho al debido proceso en los casos”.