CHILPANCINGO, Gro., 8 de marzo de 2015.- El diputado local Marcos Efrén Parra Gómez calificó como “una broma de mal gusto” la exigencia de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), de los padres de los 43 normalistas desaparecidos y de otras organizaciones, de suspender las elecciones en Guerrero.

Se me hace una broma de mal gusto, ¿cómo es posible que un grupito de personas puedan impedir la elección?, ¡si hay más de tres millones que lo deseamos! Es una petición que se escucha, pero que no se puede atender”, expresó.

Por ello, dijo, el gobierno federal tiene que evitar “que un grupito venga a hacer desorden y a tratar de cumplir sus caprichos”.

El diputado panista sostuvo que los gobiernos federal y estatal tienen que hacer que impere la ley en guerrero y que se sancione a quien la viole.

Para eso está la autoridad, pero el gobierno federal está fallando, porque teniendo toda la fuerza, teniendo la Gendarmería el control del estado, no puede poner orden. Hay que exigir que actúen, porque es un clamor personal, de partido y de la sociedad. No debemos de atemorizarnos ante las amenazas de los grupos que dicen que van a boicotear las elecciones”, subrayó Parra Gómez.