MÉXICO,DF,.  30 de diciembre de 2015.- La apuesta que cruzaron el 10 de diciembre el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, aficionado de los Pumas, y el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, cuyo equipo favorito son los Tigres de la UANL, de que quien perdiera destinaría 30 por ciento de su sueldo a juguetes para niños, no fue cualquier desafío.

Se trató de un reto, que a la postre perdió Mancera, entre dos posibles candidatos a la presidencia de la república en 2018.

El mandatario capitalino hizo patente su interés apenas pasadas las elecciones de junio 7 de este año, las cuales el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que lo postuló en 2012 al cargo que actualmente lo detenta, perdió la mayoría en la Asamblea Legislativa del DF y dejó en manos de la oposición 10 delegaciones.

Mancera, quien no está afiliado a ningún partido, no descartó participar en 2018 como candidato independiente, brecha que ha abierto El Bronco, quien llegó a la gubernatura por dicha modalidad electoral.

Es precisamente después de su destape que el jefe de gobierno capitalino ha realizado más viajes a otros estados a la toma de protestas de gobernadores de quienes ganaron en la elección de junio, entre ellos el nuevoleonés, y ha reiterado su interés por la candidatura presidencial.

La nota aquí.