MÉXICO, DF, a 20 de mayo de 2015.- El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, reconoció que los problemas acumulados en el estado ocurrieron fuera de su gestión y le tocó lidiar con ellos.

En entrevista al término de la presentación del séptimo Foro Nacional para la Seguridad y Justicia, el funcionario aseguró que los eventos registrados en Chilapa son localizados, como en gran parte de la Tierra Caliente. Sin embargo reconoció que esos sucesos no son de su completa responsabilidad.

Es una realidad que no podemos olvidar, parte de la tragedia de Iguala o la filtración del crimen en las instituciones; me tocó gobernar Guerrero frente a una situación tan dramática como esta, nos esforzamos en inhibir con poco más de 12 mil elementos del Ejército en un operativo llamado Tierra Caliente, que va desde Michoacán hasta el límite con Chilpancingo, que abarca a todos los municipios de la región.

Chilapa es un foco localizado y el otro tramo de Teloloapan pasando por Arcelia, las zonas de mayor conflictividad y atendemos con la Federación. Son problemas acumulados, me tocó lidiar con ese toro.

El mandatario local comentó que la disputa del territorio en Guerrero se ha dado desde hace años y esto ha provocado que se instalen focos rojos en las comunidades más peligrosas para las elecciones.

Hay regiones donde la delincuencia organizada, desde hace años, tiene presencia, se disputan territorios y son lugares donde tiene que haber un blindaje especial para que el proceso electoral se realice sin ningún contratiempo.”

El gobernador reconoció que su Estado se convirtió en una zona de disputa territorial entre el narcotráfico. “Podemos decir que Guerrero, como otras entidades del país, se convirtió en espacio de disputa territorial entre bandas delincuenciales vinculadas con el narcotráfico”.

Sigue la nota en https://mexico.quadratin.com.mx/Me-toco-lidiar-con-un-problema-acumulado-de-anos-Rogelio-Ortega/