CHILPANCINGO, Gro., 11 de agosto de 2014.- Al menos 6 mil pobladores de la sierra abandonarían sus comunidades para huir de los abusos del Ejército Mexicano, informó Rigoberto Acosta González, coordinador del Consejo Regional de la Sierra de Guerrero (Cresig).

Lamentó que a causa de las extorsiones, torturas, allanamiento de viviendas y más abusos cometidos por los militares, decenas de familias ya abandonaron sus hogares.

Estas familias pernoctan en zonas inhabitadas de los cerros de la sierra, donde se esconden del Ejército.

Acosta González advirtió que, de continuar los abusos del Ejército, al menos 6 mil pobladores emprenderán un éxodo a Zihuatanejo o la Tierra Caliente.

Las familias se asentarían en estos lugares para huir de los excesos cometidos por los militares, quienes presuntamente allanan viviendas, torturan a los hombres, golpean a las mujeres y extorsionan a los pobladores.

El líder del Cresig indicó que el último caso de extorsión ocurrió la semana pasada, cuando un grupo de militares del 34 Batallón despojaron de 20 mil pesos a una familia.

Los militares los detuvieron cuando se trasladaban en una cuatrimoto y les solicitaron los documentos que acreditan la propiedad del vehículo.

Sin embargo, la familia no tenía a la mano los documentos, por lo que tuvieron que entregar 20 mil pesos para no ser detenidos.

Acosta González dijo que en la sierra se vive “una verdadera situación de miedo, terror y zozobra”.

Este miedo sea acrecentó tras la detención de cuatro productores de mezcal a manos del Ejército en el poblado de El Ídolo, perteneciente al ejido de Zihuaquio.

El 29 de julio, un grupo de militares presuntamente sembró armamento, torturó y detuvo a cuatro hombres en el Ídolo; uno de ellos fue liberado tras presentarse como comisario municipal.

Los habitantes de la sierra dieron un plazo de 48 horas al gobierno del estado, para que atienda esta situación.

Acosta González anunció una reunión para este miércoles, entre el gobierno de Guerrero y siete organizaciones sociales.

En esta reunión le plantearán la situación que se vive en la sierra, por lo que esperan una respuesta inmediata que remedie esta problemática y evite el éxodo de miles de pobladores.