CHILPANCINGO, Gro., 12 de diciembre.- La madrugada de este jueves el gobernador, Ángel Aguirre Rivero, acudió a dar las condolencias a la familia y montó una guardia ante el féretro de Juan Alarcón Hernández, quien fuera -durante 23 años- presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos y falleciera la noche del miércoles.

Luego de luchar durante más de un año contra el cáncer estomacal que padecía, Alarcón Hernández falleció la noche de ayer en un hospital privado de esta capital.

Fue en 1990 durante el periodo gubernamental de José Francisco Ruiz Massieu cuando se creó la mencionada comisión, que fue la primera en el país y Alarcón Hernández la encabezó hasta su muerte, debido a que la ley que la crea determinaba su inamovilidad.

Reconocido estudioso del Derecho, Alarcón Hernández también es recordado como uno de los integrantes del Movimiento del 60 que luchaba por la autonomía de la Universidad Autónoma de Guerrero y que culminaría con la caída del entonces gobernador, Raúl Caballero Aburto. Fue dirigente de ese movimiento y su activismo le ganó el mote de “Juan Pueblo”.

También, quien fuera sobreviviente de la guerra sucia de los años 70 y ex alcalde de Chilpancingo, padecía desde hace más de un año cáncer en el estómago y fue intervenido la semana pasada en la ciudad de México; finalmente, su deceso tuvo lugar a las 8 de la noche de ayer miércoles.

El pasado 27 de octubre recibió de manos del gobernador Ángel Aguirre Rivero el premio al mérito civil en materia de derechos humanos y todavía la mañana del miércoles posteó en su cuenta de Facebook: “Muchas gracias por los comentarios y las palabras de aliento que me han brindado, me siento muy honrado al recibir tantas muestras de cariño”.

Con un amplio reconocimiento público y de las organizaciones sociales, Alarcón Hernández enfrentó diferencias con los ex gobernadores Rubén Figueroa Alcocer por el caso de la matanza de Aguas Blancas y Zeferino Torreblanca Galindo, quien durante todo su periodo cuestionó la inamovilidad del presidente de la Coddehum, pues la consideraba anti democrática.