MÉXICO, DF, 31 de octubre de 2014.- El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la visita de su homólogo salvadoreño, Salvador Sánchez, al país significa el relanzamiento de un acuerdo de alto nivel para países especialmente en temas que a ambos gobiernos ocupan: la seguridad, la migración y el respeto a los Derechos Humanos.

 

Luego de dar la bienvenida oficial desde Palacio Nacional a su homólogo de la República de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, quien realiza una visita oficial de trabajo a México, el mandatario mexicano destacó el establecimiento de distintos mecanismos para que ampliar cooperación.

 

“Hemos comprometido apoyar mecanismo de infraestructura a través del plan de Yucatán del fondo para mesoamericana del orden de 25 millones de dólares la construcción de infraestructura que de mayor conectividad a la región de Centroamérica”, destacó.

 

Dentro de los acuerdos, Peña Nieto compartió que se respaldará con recursos en infraestructura en esta región, particularmente en El Salvador, “estaremos trabajando para qué recursos que fomenten el desarrollo industrial en El Salvador pueda lograrse a través de la infraestructura que México proyecta desarrollar en materia de transmisión de electricidad en los gasoductos que habrán de construirse para poder llevar gas natural a la región centroamericana”.

 

Estos proyectos, enfatizó “están en curso y sin duda vendrán a promover el desarrollo industrial en El Salvador y con ello México quiere contribuir de manera muy señalada al desarrollo de toda la región centroamericana”.

 

Tras la reunión en privado con sus comitivas en el Salón de Recepciones ambos mandatarios se dirigieron al Patio de Honor y tras atestiguar la firma de acuerdos en torno a la mejora regulatoria y simplificación de trámites, así como sobre el intercambio de información y experiencias para el combate a la delincuencia organizada trasnacional, el narcotráfico y delitos conexos.

 

El presidente de la República de El Salvador, Salvador Sánchez, destacó “hemos abordado temas cruciales de la agenda bilateral; particularmente, en asuntos relativos a la migración, el combate a la narcoactividad y la delincuencia organizada; así como asuntos políticos, diplomáticos, económicos, comerciales, de inversión y cooperación e integración regional para los próximos años.

 

​”Para mi Gobierno”, aseguró el mandatario salvadoreño, “es de sumo interés que con México se brinde un seguimiento al tema migratorio en el marco de respeto y garantía de los derechos humanos, por ello he reiterado, la importancia de brindar una atención integral y diferenciada a grupos en situaciones de vulnerabilidad y particularmente a las mujeres, niñas, niños, adolescentes y adultos”, puntualizó.