ACAPULCO, Gro., 30 de junio de 2014.- El embajador honorario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Carlos Kasuga Osaka, llamó este sábado a los maestros a redoblar esfuerzos en las aulas, pulir y abrillantar a niños y jóvenes con sus conocimientos y valores, porque es ahí en donde se están construyendo los cimientos de un futuro mejor, además, porque los maestros son los únicos que pueden cambiar a nuestro México con su trabajo.

El exitoso empresario hijo de inmigrantes japoneses, presidente del Consejo Directivo de Yakult, S.A. de C.V., ex presidente y socio fundador del Liceo Mexicano Japonés y segundo líder mexicano más admirado por universitarios, después de Carlos Slim Helú, ofreció una conferencia magistral a maestros y estudiantes en este puerto, y ahí reiteró que el magisterio conforman el sector más importante de un país, porque con su trabajo, con su actitud, empeño y su pasión, es como se va moldeando a las futuras generaciones.

Kasuga Osaka, quien dijo ser orgullosamente mexicano y de “fabricación japonesa”, recibió en el seno de su hogar una educación japonesa y en el exterior educación mexicana, lo que le permite tener una visión más globalizada del mundo que vive, por ello considera que la educación que se imparte en el país no sólo debe ser de conocimientos, sino también formativa, de valores, que se enseñe a niños a ser seguros de sí mismos, que sepan competir, tener amor propio y ser sobresalientes y triunfadores.

Insistió que los maestros son los únicos que pueden cambiar al país, cada uno en sus aulas, con sus niños y jóvenes, donde los están moldeando, abrillantando, puliendo para construir los cimientos del México del futuro. “Ustedes tienen esa bendición, ese hermoso trabajo de ser maestros, ámenlo, cuídenlo, sean ejemplo de las siguientes generaciones, con sus actitud, con su congruencia, con su pasión, es como se construye un mejor país”, señaló.

Enfatizó que el sector educativo es muy importante, seguido del empresarial, por ello llamó a maestros a formar gente segura, con amor propio, con actitud positiva, que den siempre lo mejor de sí, que cada salón lo conviertan en un hermoso templo donde se esté construyendo el futuro de México, el cambio que el país necesita. Aconsejó también a maestros cargar de positivismo su espíritu, que estén orgullos y enaltecidos de su profesión y de la gran labor que realizan.