VERACRUZ, Ver., 17 de julio de 2014.-  En caso de un accidente nuclear en la Central  Nuclear de Laguna Verde se tendría como consecuencia la dispersión de contaminantes radiactivos en la mayor parte del país, que incluso impactaría al sur de Texas, en los Estados Unidos, con afectaciones a la salud de la población y daños al ecosistema, advirtieron expertos del “Centro Meteorológico Especializado Regional” del Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA-por sus siglas en inglés), de Toulouse, Francia.
Dicha predicción fue plasmada en el documento del Organismo Internacional de Energía Atómica titulado: “ Simulacro de Respuesta a Emergencia Internacional ConvEx-3 (2008)” del “Comité Inter.-Agencia sobre Respuesta a Accidentes Nucleares”, en donde se advierte que en caso de presentarse dicho fenómeno habría un severo impacto a la población y al medio ambiente.
“El impacto a la salud pública se traduciría en un aumento alarmante de enfermedades atribuibles a la radiación como cánceres y malformaciones congénitas; mientras que el medio ambiente se vería afectado, pues los campos de cultivo y ganadería quedarían contaminados por tiempo indefinido”, se indica.
La información vertida en el texto del Organismo Internacional de Energía Atómica fue obtenida por la periodista norteamericana Ingrid Lobet, a quien le fue proporcionado el capítulo de las gráficas que muestran el grado de afectación al territorio nacional.
Al respecto, el físico matemático, integrante de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Bernardo Salas Mar, hizo un llamado a la población veracruzana, y en general, a reflexionar sobre el impacto que tendría un fenómeno de dicha naturaleza, considerado la propuesta de instalar nuevos reactores en la planta nuclear asentada en la localidad Punta Limón, en el municipio Alto Lucero de Gutiérrez Barrios, en Veracruz.
“A los veracruzanos y mexicanos en general, nos corresponde reflexionar, opinar y decidir si estamos de acuerdo que se instalen los cuatro nuevos reactores Oriental I y II y Oriental III y IV (tal como pretende hacerlo la Comisión Federal de Electricidad), luego que las administraciones recientes de Laguna Verde, solo han demostrado irresponsabilidad, negligencia, incompetencia y un alto grado de corrupción, que han puesto al borde del colapso a los dos reactores existentes, lo que podría desembocar en un escenario aún más catastrófico al ya previsto por los franceses, pues dicha predicción se basa en las consecuencias de un solo reactor siniestrado, por lo que cabe la pregunta: ¿Cuál será el escenario si se colapsan los seis reactores que estarían operando en un futuro cercano?”, expresó el especialista.
En este sentido, Salar Mar consideró que se debe posponer por tiempo indefinido la continuación del Plan Nuclear Mexicano, “tal vez, hasta que los malos funcionarios actuales se hayan jubilado”.