CHILPANCINGO, Gro., 25 de febrero de 2014.- A seis meses de la tormenta Manuel y ante la evidente impunidad que gozan los responsables de extender permisos de construcción en humedales, es claro que el gobierno de Enrique Peña Nieto protege a los ex alcaldes de Acapulco que lucraron con esas autorizaciones ocasionando la devastación que dejó la contingencia del clima, señaló Arturo López Sugía, dirigente del Partido  Movimiento Ciudadano en Acapulco.
Al recordar que ya han transcurrido cinco meses y medio desde que el presidente Peña Nieto anunció que la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), realizaría una investigación para sancionar a las autoridades involucradas, “solamente le han dado largas al asunto y ahora salen con que será la Profepa la que investigue”, expresó López Sugía.
Añadió que “al parecer solamente se andan pasando la papa caliente de una dependencia a otra hasta que se enfríe en la opinión pública y pueda seguir imperando la impunidad que cobija a los corruptos”.
Señaló el dirigente partidista que entre los ex alcaldes que eventualmente tienen responsabilidad en estos hechos, están Zeferino Torreblanca Galindo, Alberto López Rosas y Félix Salgado Macedonio, de quienes dijo, deben ser llamados por las autoridades para que rindan cuentas sobre esto, ya que evidentemente durante sus periodos fueron extendidos numerosos permisos para construcción sobre todo en la zona de Acapulco Diamante.
López Sugía indicó que especialmente en las zonas afectadas por las lluvias “la gente está insatisfecha porque el proceso de reconstrucción no ha iniciado, nada más lo ven el discurso, en actos mediáticos, pero en concreto no ha comenzado ninguna obra ni han conocido resultados de la investigación que el presidente les prometió y no les ha cumplido.
“Supuestamente esta investigación empezó con la Sedatu, ahora van con Profepa y al rato van a salir con que le toca el turno al Instituto de Bellas Artes por todo el teatro que andan haciendo, es puro teatro”, afirmó finalmente.