MÉXICO, DF, 24 de octubre del 2014.-El ex gobernador de Guerrero Ángel Aguirre tiene responsabilidad en la tragedia de Iguala, señalaron al menos 71 de cada cien mexicanos encuestados por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) la noche del 23 de octubre, horas después que el gobernante estatal renunció al cargo.

Ante la pregunta sobre si la salida de Aguirre del gobierno de Guerrero fue negociada para evitar responsabilidades judiciales o decisión personal, unos 6 de cada 10, de 400 entrevistados telefónicamente por todo México, señalaron que negoció para librarse del caso, pero 20 de cada cien dijeron que dejó el puesto por determinación personal, 15 no saben cómo se dio la renuncia y 5 no respondieron.

La idea que hubo negociación era más numerosa entre los hombres (67 de cada cien) que entre las mujeres (52). Y los jóvenes (69.5) son lo que más creen en que no se trató de una salida personal.

A un mes de la muerte de 6 personas y la desaparición de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, en ataques de la policía municipal de Iguala y criminales de la banda Guerrero Unidos, Gabinete (www.gabinete.mx) preguntó si el ex gobernador protegió al ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, quienes presuntamente habrían ordenado el ataque contra los normalistas.

De cada 100 entrevistados 57 dijeron que el ex gobernador Aguirre cubría al alcalde y su esposa, mientras que 18 consideraron que no lo hacía y 23 dijeron que no tienen idea si hubo complicidad. 2 por ciento no respondió. La creencia sobre que no había protección del gobernador para los Abarca es aceptada por más hombres (23 por cien) que entre mujeres (13).

La salida de Aguirre, de acuerdo con la mayoría de la gente entrevistada, tiene que ver con su responsabilidad en el caso de Iguala.

Los encuestadores preguntaron si el ex gobernador tenía que ver con el caso de los normalistas y 71.3 por ciento de los mexicanos señaló que sí, 13 por ciento señaló que no está relacionado y 13.3 por ciento comentó que no sabe del delicado asunto. 2.4 por ciento se reservó la opinión y guardó silencio.

Al final de cuentas, el caso Aguirre complica el escenario para el partido (de la Revolución Democrática) que lo postuló y con el cual ganó la gubernatura, tanto que 67.3 por ciento de los encuestados consideró que le costará al PRD el Gobierno en Guerrero.

Sin embargo, 18.1 por ciento de la gente consultada por todo el país cree que no perderá el poder en suelo guerrerense y 12.1 por ciento no sabe qué va a pasar en las próximas elecciones para gobernador. 2.5 por ciento se reservó su pensamiento y no contestó.