ACAPULCO, Gro., 6 de Noviembre de 2015.- El régimen alimenticio de las familias guerrerenses ha variado durante los últimos meses ya que los precios de los productos de canasta básica se han incrementado considerablemente, por lo que las amas de casa tienen que comprar solo lo que les alcanza y lo más barato que encuentren.

Según el semáforo económico de la asociación civil México ¿cómo vamos?, ha aumentado la población que no puede adquirir la canasta alimentaria con ingreso laboral, pasando de 59 por ciento a 61.8 por ciento.

El gasto que llegan a tener las familias va de 200 pesos diarios hasta los 400 a 500 pesos en una quincena siendo una tercera parte de su presupuesto. Expresan que tienen que ir buscando en los establecimientos de los mercados el precio más bajo, ya que los vendedores llegan a subir de cinco a 20 pesos el precio de los productos.

El consumo de carne de pollo y res se ha reducido a una vez por semana ya que para algunas familias se ha convertido un lujo, puesto que actualmente una pechuga de pollo está a 75 pesos y el entero a 130 pesos. El filete de pescado se vende más barato, a 20 pesos la pieza, pero a pesar de esto no está exento al incremento de su valor.

“Siempre tratamos de comprar lo más indispensable porque a veces el dinero no alcanza… nosotros de por sí comemos carne una vez a la semana porque no podemos comer a diario, no nos podemos dar el lujo de comerlo a diario”, dijo la señora María del Carmen Pérez, quién se queja que todo se está vendiendo más caro.

Por su parte la señora Aurelia Bautista aseguró que el aumento de precios se ha dado desde hace seis meses hasta un año.

“Eso de siempre… De ahorita, digamos. Desde el año pasado más o menos, alcanzaba un poco más, ahorita ya no”, manifestó la señora, quien solo pudo comprar un kilo de papas al ser entrevistada.

Los principales productos que se adquieren son el aceite, arroz, frijol, papas, verduras y huevo.