CHILPANCINGO, Gro., 17 de julio de 2014.- De darse las condiciones necesarias, la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) ingresaría a Chilapa de Álvarez, municipio indígena de la Montaña guerrerense en el que los grupos delictivos Los Ardillos y Los Rojos se disputan la plaza.

Entrevistado en la capital, el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio informó que ya tiene comunicación con los líderes del movimiento por la paz que surgió en Chilapa, tras dos días de balaceras que dejaron un saldo de 14 muertos y una decena de desaparecidos.

Dijo que los familiares de algunas víctimas se comunicaron con él para solicitar su apoyo y respaldo.

Desde la noche del lunes 7 de julio hasta la noche del martes 8, se registraron varios enfrentamientos entre grupos antagónicos de la delincuencia organizada y la Policía Estatal.

Las dos jornadas de violencia y el alto número de víctimas causaron terror entre los pobladores, quienes se organizaran para exigir paz y justicia.

Incluso buscaron el respaldo de Plácido Valerio, para ver la posibilidad de conformar un grupo de autodefensa en la cabecera municipal de Chilapa de Álvarez.

Al respecto, el dirigente de la UPOEG explicó que mantiene comunicación permanente con los pobladores de Chilapa, pero aun no se concreta el ingreso de la Policía Ciudadana a dicho municipio indígena de la montaña guerrerense.

“Como en todo proceso, hay que esperar el momento, los mecanismos, ya estamos trabajando y si se dieran las condiciones podríamos trabajar con los compañeros de Chilapa, pero no podemos adelantar nada, que ellos lo decidan. Ya se están reuniendo, se están agrupando y nosotros vamos a permitir que ellos se organicen”, expresó.

También se le cuestionó sobre los rumores que indican el posible ingreso de la Policía Ciudadana a Petaquillas, la comunidad más cercana a la capital de Guerrero.

Plácido Valerio aclaró que por el momento no tiene intenciones de ingresar a la capital y puntualizó que en Chilpancingo su Policía Ciudadana mantiene presencia únicamente desde Mazatlán hasta los pueblos del valle de Ocotito.

Llevarán denuncia de tortura a nivel nacional

Sobre la tortura que sufrieron ocho policías ciudadanos a manos de las autoridades ministeriales, el dirigente de la UPOEG informó que llevarán la denuncia a nivel nacional.

Explicó que están a la espera de que se rinda la última declaración en el Juzgado, para presentar la denuncia formal por tortura no sólo ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero (Coddehum), sino también ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Recordó que los policías ciudadanos fueron torturados por las autoridades ministeriales, luego de que se les detuvo bajo el presunto delito de secuestro.

Días atrás los comunitarios habían detenido a Romana Campos Vega, hermana de los jefes de plaza del grupo delictivo Los Rojos: José Antonio Campos Vega, alias “El Chaparro; Hermenegildo Campos Vega, alias “El Melo” y Nicolás Campos Vega, alias “El Nico”.

Romana fue acusada por varios comerciantes y pobladores de Mazatlán de cobrarles cuota y extorsionarlos.

Tras su liberación, Romana acudió a la Procuraduría General de Justicia del Estado y acusó a los comunitarios de secuestro.

Los policías ciudadanos fueron detenidos y presuntamente torturados; las huellas de tortura fueron visibles cuando se les dejó en libertad porque no se les comprobó el ilícito del que se les acusaba.

Por ello, Plácido Valerio informó que ratificarán la denuncia por tortura ante la Coddehum y la llevarán también ante la CNDH.

La denuncia no sólo incluirá a los ocho policías ciudadanos de Tierra Colorada, sino también los casos de varios comunitarios que fueron detenidos y torturados el año pasado.

De acuerdo al dirigente de la UPOEG, se trata de una estrategia del Estado para reprimir al movimiento social.

Puntualizó que tan sólo en Ayutla hay 18 averiguaciones previas contra policías ciudadanos, por delitos como privación ilegal de la libertad, secuestro y abuso de autoridad.

Informó que también se acercarán al presidente de la Coddehum, Ramón Navarrete Magdaleno, para cuestionarle por las medidas cautelares que otorgó a Romana y María Campos Vega, hermanas de los jefes de plaza de Los Rojos.

Plácido Valerio lamentó que se le otorguen medidas cautelares a los criminales que mantienen azolada la capital, ya que este grupo delictivo es el encargado de cobro de piso, cuotas, extorsiones, secuestro y ejecuciones en Chilpancingo.

“No se le pueden otorgar medidas cautelares a alguien que tiene vínculos con la delincuencia, la Procuraduría no puede proteger a los capos y pagar su seguridad con recursos del erario público”, reprochó.

La UPOEG mostró fotografías en las que se ve a María y Romana Campos Vega con El Melo, El Nico y El Chaparro, dejando de manifiesto el vínculo familiar con los delincuentes.

Entre las evidencias, la Policía Ciudadana también tiene los tickets que Romana entregaba a los comerciantes al cobrarles pisaje en los pueblos del valle de Ocotito.