CHILPANCINGO, Gro., 8 de agosto de 2014.- Organizaciones no gubernamentales reconocen la importancia de asesorar y estar cerca de los ejidatarios que se oponen a la construcción de la hidroeléctrica La Parota, a 30 kilómetros de Acapulco, ya que la administración de Enrique Peña Nieto trabaja para revivir el proyecto.

Según lo publicado en Notisistema, el titular del Centro de Derechos Humanos de la Montaña de Guerrero, Vidulfo Rosales Sierra, dice que la actual administración tiene antecedentes de ser represor, por lo que trabajarán con estrategias diferentes para oponerse a la construcción de La Parota.

“Porque este Gobierno tiene una larga experiencia, una larga tradición en las artes represivas. Ellos desaparecen, llevan a la cárcel y ejecutan a los que se opone”, puntualizó.

Durante el Foro Nacional de Derecho Agrario para la Defensa de la Tierra, representantes de ONG’s y organizaciones agrarias coincidieron en asesorarse mutuamente ante la ofensiva oficial a raíz de las nuevas reformas estructurales.