CHILPANCINGO, Gro., 21 de enero de 2014.- Este martes 22 de enero, la Suprema Corte de Justicia de la Nación analizará el caso de la indígena me’paa, Adriana Manzanares Calletano, quien se encuentra presa desde hace siete años en Chilpancingo, por el delito de homicidio en grado de parentesco, luego de sufrir un parto prematuro en su vivienda.

Según información publicada en el portal Animal Político, Adriana Manzanares, quien ingresó a prisión cuando tenía 20 años, es el primer caso de una mujer sentenciada por aborto o delitos conexos que, por las irregularidades que presenta, ha sido atraído por la Suprema Corte.

La representante de la asociación civil Centro Las Libres, Verónica Cruz, quien asumió en 2010 la defensa de esta joven indígena, espera que el tribunal determine su “libertad inmediata”, al haber sido víctima de un proceso viciado, tras el cual fue enviada a prisión sin que se presentaran pruebas en su contra.

Explicó Verónica Cruz, que el Ministerio Público se basó en una prueba denominada docimasia pulmonar practicada al feto, para acusar a Adriana. Con dicha prueba las autoridades concluyeron que se trataba de un bebé que había nacido vivo y que había sido asesinado por su madre.

Sin embargo, destacó la activista, la docimasia pulmonar no es reconocida como una prueba válida para determinar si un bebé nació prematuramente de forma inducida o espontánea.

Adriana, además, no gozó de una adecuada defensa legal cuando, en 2006, fue presentada ante el MP junto con su pareja, debido a que no hablaba español, producto de lo cual, el padre del bebé en gestación sí pudo obtener su libertad, mientras que ella recibió una sentencia de 27 años de prisión, que en apelación posterior logró ser reducida hasta 22 años con seis meses.