CHILPANCINGO, Gro., 11 de marzo de 2014.- El empresario capitalino Pioquinto Damián Huato abandonará el país, tras el atentado a balazos que sufrió por parte del grupo delictivo Los Rojos.

En conferencia de prensa expresó: “me duele mucho salir de mi estado, no sé cuánto aguante porque nunca he salido de Chilpancingo, toda mi vida la hice aquí. No me voy en viaje de placer, me voy porque mi vida corre peligro, porque me van a matar si me quedo”.

El ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) informó que su familia salió del país inmediatamente después del atentado.

En su caso, se mantuvo en Chilpancingo para coadyuvar en las investigaciones por el atentado a balazos que sufrió el 28 de enero, en el que perdió la vida su nuera Laura Rosas Brito.

Sin embargo, considera que no existen las condiciones para garantizar su seguridad en la capital, por lo que abandonará el país.

“Llevo 45 días encarcelado en mi propia casa, soy un ser humano y no puedo estar así, desde el atentado sólo he salido en dos ocasiones, una durante 20 minutos y otra por media hora… me siento abrumado”, comentó.

El empresario detalló que, tras el atentado a balazos, vive en un estado permanente de alteración y nerviosismo.

“No puedo ni dormir, escucho cualquier paso y siento que me están atacando”, relató.

Puntualizó que el suyo no es el único caso de exilio en el sector empresarial, ya que hay 64 integrantes de Canaco-Chilpancingo que abandonaron el país en el 2013, por las amenazas y extorsiones de la delincuencia organizada.

Explicó que algunos empresarios exiliados regresan una vez al año, por periodos de una semana para visitar a sus familiares, pero siempre con el temor de sufrir alguna agresión por parte de los criminales.

“Mis compañeros me dicen que es muy duro vivir afuera, que tienen deseos de regresar, la nostalgia siempre está presente en ellos”, dijo Damián Huato.

Respecto a su salida del país, dijo que con esto no abandona a los comerciantes establecidos de Chilpancingo en su lucha contra la ilegalidad y delincuencia de la que son víctimas.

Subrayó que la Canaco tiene líneas de trabajo y organización debidamente establecidas, responsabilidades asignadas y líderes empresariales con gran visión, por lo que el gremio se mantendrá en pie.

Sin dar una fecha exacta, Pioquinto Damián indicó que se exiliará a la brevedad, con sus propios recursos y sin apoyo gubernamental.

Informó que hace algunos días buscó al gobernador Ángel Aguirre Rivero, para informarle sobre su decisión de abandonar el país, pero su sobrino y  coordinador de Proyectos Estratégicos de la Administración Estatal, Jesús Ernesto Aguirre Gutiérrez, le negó la audiencia.

El empresario dijo que abandonará México con una gran decepción, porque la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) sólo atrapó a los autores materiales del atentado a balazos que sufrió, pero protegió en todo momento a los autores intelectuales.

Una vez más, señaló al alcalde Mario Moreno Arcos y a su hermano Ricardo Moreno Arcos, de planificar el atentado.

Por ello, dijo, cuando la PGJE los deslindó de cualquier responsabilidad también “les extendió una carta de impunidad para seguir permitiendo atropellos y crímenes contra la población”.

También se le cuestionó su postura sobre el auto de formal prisión que emitió la PGJE contra el ex policía ministerial Julio César Guzmán Camacho, implicado en el atentado a balazos.

“Qué bueno que está preso, ojalá nunca vuelva a salir, es muy peligroso y yo lo identifiqué plenamente como uno de los perpetradores”, respondió el empresario.

Sin embargo, reiteró: “Él no es el autor intelectual, son Mario y Ricardo Moreno Arcos”.

Acusó al alcalde y a su hermano de contratar a los sicarios que rafaguearon su vehículo el 28 de enero, cuando regresaba con su familia de la comunidad de El Ocotito.

Relató que de acuerdo a las versiones de varios testigos, Ricardo Moreno se reunió con Julio Cesar Guzmán Camacho en un restaurante del puerto de Acapulco, donde le entregó un paquete que presuntamente contenía una fuerte suma de dinero.

El hermano del alcalde habría pagado al ex policía ministerial para asesinar a Pioquinto Damián Huato.

“Mis acusaciones no son producto de la imaginación, hay testigos, hoy van a venir de la procuraduría y se va a ampliar mi declaración, hago responsable directamente al alcalde y a su hermano del atentado”, sentenció el empresario capitalino.