ACAPULCO, Gro., 29 de marzo de 2014.- Durante 2014 en Guerrero se invertirán más de cinco mil millones de pesos en desarrollos inmobiliarios en prácticamente todas las regiones del estado, en concordancia con la nueva política federal habitacional y con pleno respeto a las regulaciones para evitar construir en zonas de riesgo, señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), Julián Urióstegui Carvajal.

El empresario reconoció que como consecuencia de la contingencia del clima fueron suspendidos tres proyectos, por lo que ahora mediante la reciente firma de un convenio con las autoridades municipales que encabeza Luis Walton Aburto, ahora se impulsarán en Acapulco 19 proyectos en zonas seguras y perfectamente normadas.

Señaló que los tres proyectos suspendidos ya estaban en proceso de edificación, pero se cancelaron las obas porque se comprobó que se encontraban en terrenos susceptibles a inundación.

Señaló que ahora la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial Urbano (Sedatu) ha definido una política muy clara para los asentamientos habitacionales, así como un atlas de riesgo de las zonas donde no se pueden construir viviendas para que no sean afectadas con fenómenos naturales.

Dijo además que de los cinco mil millones de pesos que se invertirán éste año, por lo menos el setenta por ciento se destinarán a éste puerto, ya que es la urbe con mayor demanda de vivienda en el estado, aunque se construirán unidades habitacionales en toda la entidad.

Aquí en Acapulco adelantó que existen proyectos para Pie de la Cuesta, la zona de Tres Palos y El Cayaco, y explicó debido a ello se convino con el ayuntamiento el otorgamientos de estímulos y facilidades fiscales en favor de los desarrolladores afiliados a la Canadevi que cumplan puntualmente con la normatividad y las especificaciones, quienes eventualmente podrían beneficiarse hasta con una exención de impuestos del 60 por ciento.

Urióstegui Carvajal dijo además que se buscará beneficiar preferentemente a trabajadores que perciben menos de 2.5 salarios mínimos y sobre todo que sean residentes, no sólo turistas, y remarcó que la inversión global significará una importante derrama económica al generar siete empleos directos y siete indirectos por cada vivienda que se construya.