MÉXICO, D.F., 30 de julio de 2014.- En el PAN, de la Cámara de Diputados, la Reforma Energética ya genera ganancias…

Conocida desde ayer en broma como la ‘Dipucatres’ o ‘Ladycatre’s, la diputada Elizabeth Vargas Martín del Campo aprovechó el nicho de mercado que significa el proceso legislativo en San Lázaro para aprobar las leyes reglamentarias de la Reforma Energética y vendió catres a sus compañeros, para que puedan descansar en sus respectivas oficinas durante las maratónicas sesiones, señala Excélsior.

Que la idea fue de ella, cuentan sus compañeros de todos los partidos, pero sus correligionarios aclaran que fueron sus auxiliares quienes hicieron la oferta. Lo único cierto es que los catres comenzaron a llegar la noche del lunes, cuando el pleno de la Cámara de Diputados discutió durante 20 horas continuas la nueva Ley de Hidrocarburos.

De acuerdo con el portal Mercado Libre, los camastros como los que ofreció la diputada Liz Vargas tienen un precio de 420 pesos; en La Merced, que está a dos calles de la Cámara de Diputados, el precio es de 400 pesos, pero a los diputados les fueron vendidos a 900 pesos, es decir, al menos a los integrantes de la oficina de la diputada panista, la Reforma Energética ya generó ganancias.

Interrogados sobre su adquisición, algunos de los diputados que compraron el catre explicaron que también les dieron una almohada y una cobija.

Ayer aumentó el número de diputados que solicitó los catres y se podían observar en el área de convivencia de los panistas.

El ‘Catregate’, le llamaban anoche los diputados al caso de los catres de la diputada Vargas Martín del Campo, porque ya comenzaban a ser adquiridos por legisladores de partidos distintos a Acción Nacional.

SESIONES

Y es que los diputados federales pasaron una noche y madrugada del lunes muy complicadas. Nadie podía ausentarse definitivamente, porque estuvieron al pendiente de las votaciones en torno a los artículos en particular, y aunque acordaron agrupar las reservas en temas para evitar el maratón, la insistencia de Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo a leer cada una de sus reservas generó que la sesión concluyera a las 07:01 de la mañana de ayer martes; es decir, trabajaron 20 horas continuas.

Pero además, la sesión del pleno fue sorprendida por el temblor. La broma entre diputados era justamente en torno al movimiento telúrico, pues al estilo del cantante Chicoché, preguntaban “¿dónde te agarró el temblor?” y la respuesta era “defendiendo el petróleo del país”.