CHILPANCINGO, Gro., 9 abril de 2014.- Para subsanar la grave carencia de un banco de plasma y sangre en la región de la Montaña, particularmente en Tlapa de Comonfort, la diputada Luisa Ayala Mondragón propuso que el gobierno federal lo instale hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense de aquella ciudad, pues de ese modo se podrán evitar más muertes maternas.

La legisladora perredista señaló que dicho nosocomio beneficia actualmente a 350 mil habitantes de 19 municipios de la región, proporcionando atención médica integral a mujeres embarazadas de alto riesgo y recién nacidos.

Agregó que el hospital atiende mujeres de las cuales el 70 por ciento son indígenas de las tres lenguas originarias: mixteco, tlapaneco y náhuatl, y el 30 por ciento restante son mujeres mestizas.

Por eso fue un acierto crear dicho nosocomio porque ha permitido que la salud materno infantil sea mejorada en la región de la Montaña.

Sin embargo, dijo que la principal problemática obstétrica de las mujeres que llegan al Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense en Tlapa es la hemorragia obstétrica, y que por la distancia de sus comunidades al hospital, se desangran en el trayecto, siendo la principal causa de muerte materna.

Por ello, dijo que al contar con un Banco de Sangre, el Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense, brindará una atención a la salud plena, salvando la vida a una mayor cantidad de las madres que acuden a ese lugar a dar a luz.