CHILPANCIGO, Gro., 18 de diciembre de 2013.- En 25 estados ya se aprobó la reforma energética,  con ello, se modifican los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, lo que provoca que se permitan los contratos con particulares en la exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos que se encuentren en el subsuelo del país.

Con el cumplimiento del trámite legislativo de haber logrado el aval de la mitad más uno de los Congresos estatales, el presidente de la Mesa Directiva de esta soberanía, Ricardo Anaya Cortés, enumeró las entidades que apoyan a esta reforma y la remitió al Ejecutivo federal para su promulgación y entrada en vigor.

A partir de su promulgación, los legisladores tienen cuatro meses para aprobar las leyes secundarias por mayoría simple.

Los primeros en aprobar la minuta, el viernes pasado fueron: Chiapas, Querétaro, Veracruz, Estado de México, Baja California Sur, Durango e Hidalgo.

El sábado 14 de diciembre, seis estado se sumaron a la aprobación: Sonora, Campeche, Jalisco, Quintana Roo, Coahuila y Nayarit.

El domingo 15, tres más: Yucatán, Tamaulipas y Puebla.

El lunes 16, seis estados dieron el aval a la reforma: San Luis Potosí, Chihuahua, Aguascalientes, Zacatecas, Nuevo León y Baja California.

El martes 17, tres: Guanajuato, Oaxaca y Sinaloa.

Esta mañana, 18 de diciembre, se sumó Colima.

Desde el lunes, 16 de diciembre, el presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, había adelantado que hoy la Comisión Permanente del Congreso de la Unión realizaría la declaración de constitucionalidad de la Reforma Energética y de inmediato la turnaría al Ejecutivo federal para su promulgación y publicación en el Diario Oficial de la Federación.

¿Qué contempla la Reforma?

Modifica los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución y con ello se permitirán los contratos con particulares en la exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos que se encuentren en el subsuelo del país.

También, abre la puerta para que el Gobierno mexicano pueda suscribir contratos con la inversión privada (IP) para la exploración y extracción de petróleo, y que las contraprestaciones para los particulares vayan desde dinero, utilidad compartida hasta la entrega de los hidrocarburos.

La propuesta, impulsada por el PRI y el PAN, planteaba reformas a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, y es una combinación de las iniciativas presentadas por el presidente Enrique Peña Nieto y el partido blanquiazul, así lo informó Animal Político.