CIUDAD DE MÉXICO, 23 de mayo de 2016.- El arranque de la exhumación de poco más de 100 cuerpos en la fosa clandestina de Tetelcingo, en Cuautla, Morelos, comenzó con siete horas de retraso debido a que la Fiscalía General del Estado (FGEM) no llegaba debido a unos “inconvenientes”.

El fiscal del Estado, Javier Pérez Durón, justificó la tardanza después de que algunos familiares de las víctimas no aceptaron el uso de trascabos para retirar la tierra y retirar los restos humanos, ya que los lastimaría.

“Nada más estábamos afinando detalles para ver cómo íbamos a realizar esta diligencia, ya tenemos las condiciones, ya lo habíamos acordado”, indicó. 

“Había un malentendido por ahí en recorrer un poco la valla del perímetro y acondicionar una lona, eso era todo, nos explicaban que la otra máquina no era pertinente para estos trabajos, se están siguiendo los protocolos y se está haciendo de la mejor manera para la dignificación de los cuerpos”, aseguró Pérez Durón.

Tras la petición de no utilizar maquinaria, los trabajos se realizan con picos y palas.

La nota aquí.