CHILPANCINGO, Gro., 9 de enero de 2015.- En conferencia de prensa, Bruno Placido Valerio, líder de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), desmintió que hayan en la toma de casetas del día jueves, donde un grupo de presuntos policías ciudadanos de la comunidad de Pozolapa estuvieron cobrando la cuota en nombre de dicha organización.

 

Aseguró que quienes arribaron a la caseta de Palo Blanco, ubicada en la Autopista del Sol, fueron taxistas de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG) con sus vehículos tipo taxis, color azul con blanco, cuyo dirigente, Juan Mendoza, fue presuntamente agredido por personas desconocidas que boteaban a nombre del movimiento que demanda la presentación con vida de los 42 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y a quienes identificaron como policías comunitarios.

 

Estando en la caseta, pidieron a los manifestantes que se identificaran, pero se negaron, aunque algunos de los miembros del CETIG afirmaron que eran policías ciudadanos del poblado de Xaltianguis, municipio de Acapulco.

 

Fue entonces cuando los encañonaron con sus armas, y golpearon al dirigente del CETIG, Juan Mendoza. Según la información, los civiles armados se habrían llevado 6 vehículos particulares, y mercancía que saquearon de un camión de carnes frías.