ACAPULCO, Gro., 14 de enero de 2015.- Durante la reunión entre maestros de escuelas de la zona suburbana de Acapulco y autoridades de la la Policía Federal, la Gendarmería Nacional, del Ejército mexicano y con funcionarios del gobierno del estado, se acordó implementar distintas acciones para garantizar la seguridad.

 

Según un comunicado del gobierno estatal, el secretario de Educación en Guerrero, Salvador Martínez della Roca puntualizó que no se impondrán actas administrativas a docentes que falten a clases al considerar que no hay condiciones de seguridad. “Primero se les deben garantizar las condiciones laborales a los maestros”, reconoció.

 

Asimismo, anunció que se implementaran medidas como la instalación de cámaras en calles y avenidas de Ciudad Renacimiento, la construcción de bardas perimetrales en escuelas que lo requieran y un teléfono con identificador de llamadas en cada plantel.

 

Además, precisó que se está gestionando ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) un plan de reparación de daños para familias de maestros que han sido víctimas de la inseguridad.

 

En su intervención, el secretario de Seguridad Pública del estado, Pedro Almazán Cervantes informó que se redobló el número de patrullas que vigilan los planteles de colonias como Emiliano Zapata, Ciudad Renacimiento y la Unidad Habitacional El Coloso, ubicadas como las zonas más vulnerables para la comunidad escolar.

 

Este martes, el alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto, descartó la posibilidad de que se destinen uno o dos elementos policiacos para vigilar cada una de las escuelas que están bajo peligro inminente, pues aseguró que no se cuenta con el personal suficiente. Reiteró que sólo se redoblarán los patrullajes en las colonias con mayor índice delictivo.