MÉXICO, DF., 3 de enero de 2016.- El atentado contra Gisela Mota este sábado es una clara amenaza para que los nuevos alcaldes no acepten el esquema de Mando Único que se construye a nivel nacional, aseguró el gobernador de Morelos, Graco Ramírez.

En un mensaje este domingo luego de rendir homenaje a la alcaldesa asesinada, el mandatario estatal advirtió que el homicidio ocurre en el marco de transición de alcaldías, “un día después de su toma de posesión donde ratificó el Mando Único”.

 Recordó que cuando asumió la gubernatura, su administración se dio a la tarea de recuperar la grave situación de seguridad que padecía el estado. Aseguró que no darán ni un paso atrás y “no cederemos a amenazas de grupos de la delincuencia organizada”.

La nota en Quadratín México.