ACAPULCO, Gro., 23 de junio de 2015.- El delegado en Guerrero de la Secretaría de Gobernación, Erick Castro Ibarra, consideró que la ola de muertes violentas en el puerto registrada durante el fin de semana obedece a un ajuste de cuentas entre grupos de criminales que no afecta la actividad turística del puerto.

Castro dijo que la estrategia de seguridad que implica la desarticulación de estos grupos criminales es correcta, ya que, a pesar del repunte de la violencia, comparado con gráficas del año pasado, “los indicadores delictivos bajaron, lamentablemente no los homicidios dolosos como en estos casos”.

El delegado habló de un trabajo coordinado de la federación con el Grupo Guerrero de seguridad para la resolución y aclaró que la identificación de los grupos del crimen organizado, principales sospechosos de la violencia en Acapulco, no está en su competencia.

“No soy elemento de la Policía Federal, nada más puedo decirles que son grupos del crimen organizado. Estos son temas que competen al ámbito de la Fiscalía del estado y a la PGR.”