CHILPANCINGO, Gro., 12 de diciembre de 2013.-  Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña, dijo que se documentó la emigración de familias completas a partir de noviembre, cuando comenzó el éxodo, la cifra aumentó en éste año, y es superior a cualquiera que se haya registrado en otra temporada.

El número de empleos en la zona indígena de la Montaña ha disminuido, por ello, las familiar prefieren irse a otros lugares en busca del sustento, otra causa, son los daños provocados por la tormenta “Manuel”, donde muchas familias perdieron casas, pertenencias y cultivos de grano básicos, lo que era su principal fuente de ingresos.

Barrera Hernández, puntualizó que son más las familias completas que deciden emigrar a los campos agrícolas del norte del país en busca de mejores oportunidades de vida, de acuerdo con datos oficiales, anualmente emigran a campos de Sinaloa, Sonora, Baja California, Chihuahua, entre otros, por lo menos 30 mil jornaleros agrícolas; se prevé que para este ciclo el número crezca hasta 40 mil personas y que el tiempo de su permanencia en la zona laboral se prolongue hasta por los meses de abril y mayo.

El director también informó que como resultado de la contingencia provocada por los fenómenos meteorológicos, aun hay 4 mil personas siguen en refugios provisionales que habilitaron, aislados de sus localidades, debido a los derrumbes y deslaves, así lo informó El Diario de Coahuila.