CHILPANCINGO, Gro., 12 de diciembre de 2013.- Los niveles de deserción en las preparatorias de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) se incrementaron un 20 por ciento en el actual ciclo, debido a los efectos adversos que la tormenta tropical “Manuel” tuvo en la economía de miles de familias del estado que resultaron damnificadas, reconoció el rector Javier Saldaña Almazán.

El titular de la administración universitaria señaló además que en materia de enseñanza de nivel medio superior, un asunto urgente que debe atender el gobierno del estado, es la operación de las preparatorias populares, incluso dijo que la casa de estudios está dispuesta a incorporar a determinado número de planteles de ese tipo, para evitar que los padres de familia paguen por un servicio que es obligatorio constitucionalmente y debe ser gratuito.

Sobre la deserción, el rector comentó que hasta antes de la contingencia promediaba un diez por ciento de la matrícula de las preparatorias, que equivale más o menos a lo que se registra a nivel nacional, sin embargo después del desastre natural, el número de estudiantes que abandonan sus estudios se disparó a más de 20 por ciento.

Para abatir el fenómeno se ha implementado un programa para mantener la matrícula e incluso aumentar el monto del subsidio que se recibe a nivel federal, pues la UAG dijo, no le apuesta a la deserción, sino a entregar cada día mejores egresados para aportar a la sociedad profesionales competitivos y capacitados.

Sobre las preparatorias populares, Saldaña Almazán señaló que el gobierno del estado podría incorporar a los subsistemas que maneja como el Colegio de Bachilleres o los Telebachilleratos, un número determinados de planteles, en tanto que la UAG se podría hacer cargo del resto. El objetivo, puntualizó, es darle certidumbre a los jóvenes en sus estudios y facilitar a las familias la educación de sus hijos, sobre todo en una situación de desastre que se vive en numerosas zonas de la entidad.