ACAPULCO, Gro., 16 de agosto de 2014.- Amparados contra la recién aprobada Ley de Bienestar Animal, integrantes de las asociaciones de conductores de calandrias advirtieron que continuarán ofreciendo sus servicios.

Anunciaron que el año entrante se cumplirán 60 años de este paseo por la vía turística del puerto, por ello mantendrán la actividad, de acuerdo a lo publicado en el diario El Sur de Acapulco.

Los presidentes de las dos organizaciones de conductores de calandrias de Acapulco dijeron en conferencia de prensa en el hotel Canaima, que continuarán trabajando y ofreciendo sus paseos.

El Congreso aprobó por unanimidad la Ley de Bienestar Animal en Guerrero el 30 de julio pasado, con lo que la entidad se convirtió en la segunda en legislar en ese tema.

Dicha ley entrará en vigor a partir de su publicación en el Periódico Oficial y quedará prohibido el uso de animales salvajes en espectáculos y circos, peleas de perros y la realización de eventos de tauromaquia.

En el caso de las calandrias, la ley también prohíbe el uso de caballos para ese transporte, pero este apartado se aplicará un año después de la publicación, mientras se buscan opciones para quienes viven de esta actividad, como la de suplir los caballos por motores.

Al respecto, el presidente de la Unión de Conductores de Calandrias, Artemio Peláez de la Fuente, advirtió que tramitarán un amparo y continuarán trabajando.

Expuso que las fotografías que se han difundido por las redes sociales son fotomontajes de equinos maltratados, y aseguró que por parte de ellos no hay tal maltrato.

“Nunca nos tomó en cuenta en los foros que tuvo y de repente nos ponen la Ley para perjudicarnos”, reclamó Peláez de la Fuente.

Destacó que al restringirse el uso de los caballos para jalar las calandrias descontinuarán una tradición que que en 2015 cumplirá 60 años. De ello “dependemos más de 350 familias; es incongruente que el gobierno del estado nos haya regalado 32 caballos y que ahora nos impidan trabajar con ellos”.

No nos han dicho nada, dijo en su oportunidad el presidente de la Unión de Permisionarios y Conductores de Calandrias, agrupación constituida hace más de 20 años, Orlando Vallejo Guadarrama, quien cuenta con más de 40 años de cochero, e informó que ellos no han recibido ninguna notificación del gobierno que les impida trabajar con los equinos en la Costera.

Ambos pidieron el apoyo del gobernador, así como de las autoridades para no dejar sin sustento a más de 350 familias, cuyos representantes trabajan en calandrias que actualmente circulan por la principal vía del puerto.

“No vamos a buscar ningún empleo porque el gobierno nos entregó un patrimonio y es lo que estamos trabajando”, advirtió Vallejo Guadarrama.

Detalló que hay 52 calandrias circulando en la Costera y que cobran de 200 pesos a 300 dependiendo si es un paseo corto o largo.