CHILPANCINGO, Gro., 4 de junio de 2015.- Cerca de 300 integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), encabezados por Reyes Ramos, vandalizaron las instalaciones de la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

Los manifestantes, encapuchados, realizaron pintas y sustrajeron mobiliario y propaganda política. Allí quemaron una parte.

 

Después marcharon hacia las instalaciones del Congreso del estado, donde terminaron de incinerar el material robado, esto como parte de las acciones para manifestar su rechazo a los comicios del próximo 7 de junio, además de exigir el cese de represiones contra su movimiento y de los normalistas de Ayotzinapa.

 

Trabajadores del Congreso optaron por salir del inmueble, temerosos de que los maestros entraran o bloquearan los accesos.

 

Del grupo de los policías lanzaron una piedra que alcanzó a herir a una persona de la tercera edad, dicho acontecimiento calentó los ánimos y finalmente los antimotines iniciaron la confrontación con toletes y gases lacrimógenos para dispersar.

 

Algunos miembros del gremio docente y del Movimiento Popular Guerrerense (MPG) se escondieron en negocios, otros fueron detenidos frente a un almacén comercial.

 

El contingente se fue al edificio de Finanzas, Juan N Álvarez, ubicado en el Centro de esta capital, donde también fueron replegados a una cuadra del inmueble.

A escasos metros del edificio, los docentes gritan consignas como “El policía tiene dos caminos, estar con el pueblo o ser un asesino” y “policía asesino, reprimir es un delito”.