MARQUELIA, Gro., 23 de julio de 2014.- Acompañados de policías ministeriales del estado, más de cien uniformados de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) realizaron un operativo en los alrededores de la cabecera municipal de Marquelia, en dirección hacia la playa La Bocana, en búsqueda de la fosa clandestina que contendría los restos mortales de Celestino Constantino Hernández, desaparecido en septiembre del año pasado.

Al frente del contingente policiaco iba Dionicio Galeana Castañán, confeso de haber participado en la inhumación clandestina, presuntamente obligado por “El Morbi”, Pedro y “Chona”, éste último de Chilpancingo y el segundo de El Polvorín, todos actualmente presos, señaló.

Como excavadores iban Alejandro Galeana, hijo de Dionicio, así como dos jóvenes más que el sábado fueron detenidos por la policía comunitaria de la Crac debido a que golpearon y lesionaron a dos personas en la colonia donde viven, la 18 de Octubre, en Marquelia, según reporta La Jornada Guerrero.

Información de la CRAC indica que Constantino Hernández, de 35 años y originario de Yoloxóchitl, ubicado en San Luis Acatlán, despareció el 15 de septiembre del año 2012, y recientemente Galeana Castañán confesó haber participado en la inhumación clandestina de su cuerpo.

Al llegar a la orilla de Marquelia, en dirección hacia La Bocana, el hombre guió a los policías comunitarios y ministeriales entre cerrados matorrales sin ubicar el sitio exacto donde habría quedado el cuerpo, y finalmente lo señaló junto a donde ya habían sido exhumado dos cuerpos en un operativo que entonces encabezó el Ejército.