CHILPANCINGO, Gro., 29 de enero de 2015.- El director de la Normal Rural de Ayotzinapa, José Luis Hernández Rivera, calificó como ilógicas y difamatorias las acusaciones que lo vinculan a él y dos estudiantes con la banda delictiva Los Rojos, según la declaración del jefe de sicarios del cártel Guerreros Unidos, ‘El Cepillo’, según publica El Sur.

 

De acuerdo a la información que difundió hace dos días la Procuraduría General de la República (PGR), el incriminado en su declaración ministerial dijo que tras “patear” a uno de los normalistas éste reveló que fueron enviados por El Carrete, un delincuente de Los Rojos que operan en Cuernavaca, quien a su vez le pagó al director de la Normal Rural para que enviara a los estudiantes el 26 de septiembre a Iguala.

 

Hernández Rivera aclaró que tras la detención y desaparición forzada de los 43 normalistas por policías municipales, nadie lo llamó a declarar a alguna instancia judicial, aún cuando desde finales de octubre la PGR reveló una versión similar de los hechos, que lo involucró con el crimen organizado.

 

Entonces el líder del grupo delictivo Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado, declaró ante un juez que el director permitió que se infiltraran integrantes de la banda Los Rojos entre los estudiantes de la escuela.

 

El narcotraficante dijo que llevaron armas en el autobús donde se trasladaron a Iguala, pero eso “no se ajusta a le verdad”.

 

Recordó que no hubo enfrentamiento armado entre los policías y los estudiantes de Ayotzinapa en Iguala. Los normalistas respondieron con piedras a los balazos.

 

En casi dos años frente a la institución, aseguró, no hay nada que relacione a la escuela con el crimen organizado, es una institución de educación superior como muchas, que tiene metas, cada año termina una generación y los estudiantes luchan por sus plazas.

 

Lee más en El Sur