TLAPA, Gro., 24 de junio de 2014. Campesinos integrantes del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la presa La Parota (CECOP) ratificaron  en conferencia de prensa en la Ciudad de México que no permitirán la imposición del Proyecto Hidroeléctrico La Parota.

Habitantes de los bienes comunales de Cacahuatepec, Acapulco, exigieron también la liberación inmediata de Marco Antonio Suástegui Muñoz, líder histórico del Consejo, detenido de manera arbitraria el pasado 17 de junio en Acapulco y trasladado de manera ilegal a una prisión federal en Tepic, Nayarit.

Luego de la detención del dirigente, políticos de diversos partidos, incluído el PRD, se han postrado a favor de la construcción de la presa, proyecto con el que el gobernador Ángel Aguirre Rivero se comprometió que no se haría, sin embargo ha recobrado proyección tras los anuncios de inversión de Enrique Peña Nieto al Plan Nuevo Guerrero.

A la conferencia, asistieron campesinas y campesinos del CECOP y familiares de Suástegui Muñoz. Vicente, uno de sus hermanos, narró la forma en que el dirigente fue detenido con violencia, “él no es un delincuente, le fabricaron un delito con la intención de golpear nuestra organización… es una injusticia que por defender la tierra haya estado en tres penales diferentes en un día, lo golpearon fuerte y ha sido víctima de tratos crueles”, declaró y exhortó a gobernador Ángel Aguirre Rivero dejar de presionar a los comuneros con la construcción de la Parota.

María de la Luz Benítez,  integrante del CECOP advirtió que defenderán sus tierras a toda costa, por lo que pidió al gobierno respetar los once años de lucha.

La señora recordó que Aguirre Rivero fue a Agua Caliente a decir que se respetaría la decisión de los pueblos y se puso la playera de punto final a la Parota -aunque se negó a firmar un documento- y preguntó dónde estaba ese gobierno.

De la Luz Benítez señaló que cuando se desbordó la presa de La Venta a causa de los fenómenos naturales de septiembre de 2013, “nuestro pueblo se inundó, el gobierno no hizo nada para evitarlo ni para reconstruirlo, con la presa La Parota el desastre hubiera sido fatal, por eso queremos recordarle al gobierno estatal y federal que la tierra no se vende, se ama y se defiende, y nosotras estamos dispuestas a defenderla hasta la muerte, si nos van a sacar de nuestras tierras para construir la presa La Parota, nos sacarán muertas” sentenció.

Por su parte, en la nota informativa enviada por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, quienes llevan la defensa jurídica del CECOP, adjuntaron también las palabras de Francisco Cabrera Morales, integrante del CECOP de la comunidad de Las Cruces, que reprochó que a los pueblos indígenas los traten como delincuentes por defender a su tierra y ratificó que Suástegui Muñoz no es ni delincuente ni asesino.

En otro punto explicó que las 47 comunidades de Acapulco rural que son parte del CECOP siguen organizadas, “el gobernador de Guerrero firmó los Acuerdos de Cacahuatepec, en donde se comprometió a no imponer la presa La Parota, pero hoy buscan de nuevo imponer este proyecto y para hacerlo nos intimida mandando militares y policías estatales a nuestras comunidades… ya basta”, reclamó y pidió la salida de los militares hospedados en los pozos de CAPAMA.

Santiago Onofre, otro miembro cecopista de la comunidad Bella Vista Papagayo, exigió al gobernador y a Enrique Peña Nieto la liberación de Suástegui Muñoz y aseguró que el Consejo esta de pie, “nosotros vivimos de nuestra cosecha, (..) ¿Pero qué es lo que hace Peña Nieto?, lo que le importa es tener su cartera llena mientras nosotros nos morimos de hambre” reprochó.