CHILPANCINGO, Gro., 28 de febrero de 2015.- “El grave caso de los 43 estudiantes sometidos a desaparición forzada en septiembre de 2014 en el estado de Guerrero ilustra los graves desafíos que enfrenta México en materia de prevención, investigación y sanción de las desapariciones forzadas y búsqueda de las personas desaparecidas”, señaló Juan Méndez, relator especial de las Naciones Unidas (ONU) sobre la Tortura, en su informe sobre la visita que realizó a México entre el 21 de abril y el 2 de mayo pasado.

De acuerdo a una nota de Sinembargo, en el informe que será presentado en marzo, el relator mostró su extrema preocupación por la “inaceptable tragedia de Iguala”, donde “las autoridades municipales en colusión con el crimen organizado hicieron desaparecer forzadamente a 43 estudiantes normalistas, ejecutaron a otros seis, algunos con torturas, e hirieron a más de 20 personas”. Para el enviado de la ONU esta matanza ha de servir de aldabonazo y propiciar una reforma estructural en seguridad.

La tortura y los malos tratos en la detención son generalizados en México y ocurren en un contexto de impunidad […]. Hay evidencias de la participación activa de las fuerzas policiales y ministeriales de casi todas las jurisdicciones y de las fuerzas armadas, pero también de la tolerancia, indiferencia o complicidad por parte de algunos médicos, defensores públicos, fiscales y jueces”, dice el escrito.

Esta semana, Amnistía Internacional presentó su informe sobre 2014 donde dijo que la impunidad continúa siendo la norma en los casos de desapariciones forzadas en México, pese a que en 2014 se desconocía el paradero de más de 22 mil 600 personas, entre ellas los 43 estudiantes cuyo rastro se perdió en Iguala.

La nota completa en Sinembargo