CHILPANCINGO, Gro., 9 de julio de 2014.- Más de 200 familias cristianas abandonaron Cochoapa El Grande, ante las amenazas y ataques de los creyentes católicos.

Este miércoles, cuatro representantes cristianos acudieron a las instalaciones de la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI), donde solicitaron una audiencia con el titular, Filemón Navarro Aguilar.

En entrevista, el pastor cristiano Bonifacio Ortiz Vázquez informó que dos grupos de cristianos, conformados por unas 200 familias, abandonaron la cabecera municipal de Cochoapa El Grande.

Relató que los seguidores católicos amenazaron y agredieron en varias ocasiones a las familias cristianas.

El pastor explicó que la religión católica predomina en Cochoapa, pero que desde 2007 un grupo de habitantes comenzó a profesar el cristianismo.

Dijo que la convivencia entre los creyentes de ambas religiones se mantuvo con tranquilidad hasta el año 2009, cuando los cristianos se negaron a cooperar y participar en los eventos católicos.

“Nosotros no cooperamos porque sale caro, los toritos y la comida cuestan mucho, nosotros no tenemos dinero, por eso no nos quieren, porque no festejamos sus costumbres”, expresó el pastor cristiano.

Ortiz Vázquez relató que cuando se negaron a participar con los católicos, éstos golpearon a varios cristianos y quemaron su iglesia en dos ocasiones.

También les prohibieron que enterraran a sus muertos en el panteón municipal; “se murió un hermano nuestro y no nos dejaron que lo enterráramos”, lamentó el pastor cristiano.

Puntualizó que son tres grupos de cristianos los que son hostigados por los católicos, pero solamente dos optaron por abandonar la cabecera municipal.

Detalló que desde el año pasado 200 familias cristianas abandonaron Cochoapa el Grande y se desplazaron a un predio al que conocen como Monte Sinaí.

El resto de los cristianos se desplazó a Sinaloa, para refugiarse de las agresiones de la grey católica.

El pastor sostuvo que los cristianos optaron por refugiarse en otros lugares para no tener problemas con los católicos, quienes incluso incitan al pueblo a través del perifoneo.

El campamento al que se desplazaron, Monte Sinaí, se encuentra cerca de Cochoapa el Grande; allí viven sin los servicios públicos mínimos, como son agua, luz, calles y escuelas.

Monte Sinaí es un predio de 14 hectáreas, pero los cristianos se cooperaron y compraron dos.

Indicaron que en varias ocasiones han solicitado el apoyo del gobierno estatal, para establecerse formalmente en Monte Sinaí, lejos de las agresiones católicas, pero a la fecha no reciben respuesta.