MORELIA, Mich., 14 de diciembre de 2015.- Un efusivo beso fue el que se dieron Nahuel e Israel Jiménez, cuando el lateral felino metió el penal con el que Tigres se coronó campeón y que ha causado revuelo en las redes sociales.

Israel Jiménez dijo al final del partido de vuelta en la Gran Final del Apertura 2015, que Nahuel Guzmán se acercó a decirle un chiste para relajarlo antes de cobrar su tiro penal. Sin embargo, tan pronto anotó el gol del triunfo, el arquero argentino se acercó al defensor de una manera muy amigable.