ACAPULCO, Gro., a 17 de noviembre de 2013.- Pese a la contingencia por lluvias registrada hace unas semanas, Acapulco rebasó el 80% de ocupación hotelera durante este puente vacacional, lo que oxigenará al sector, severamente afectado por las contingencias provocadas por las intensas lluvias registradas hace unas semanas.

Hasta la noche del sábado, las cifras oficiales detallaban que la zona con mayor ocupación era la Diamante, con 92 %, —precisamente donde las lluvias de la tormenta Manuel y los huracanes Ingrid y, después, Raymond, causaron más estragos; la zona Dorada, alcanzó 84.1%, mientras que la Tradicional o Náutica, 44.4 %, para un global de 81.8 %.

Mientras que Ixtapa sumó 58 % y Zihuatanejo, 59.4%, para un total de 58.3%. En tanto que Taxco, el otro destino que complementa el llamado Triangulo del Sol, logró 43%.

Las cifras implican una oxigenación significativa, principalmente para Acapulco, tras las afectaciones que dejaron las lluvias hace varias semanas y debido a que normalmente el periodo entre el puente vacacional de Día de Muertos (primeros días de noviembre) y el de diciembre, no representaba una afluencia significativa de visitantes.

Adicionalmente, las autoridades han anticipado una importante ocupación extra hotelera —que no se puede medir con precisión, hasta el final del puente vacacional—, pero que se también representa una derrama económica significativa.

“Va ser muy importante este puente, sobre todo porque va ser un buen respiro para todos los prestadores de servicios turísticos que de alguna manera están trabajando para que el turismo  vuelva a confiar en Acapulco”, precisó Netzah Peralta Radilla, secretario de Turismo del puerto.

“La verdad no nos ha ido mal. Estos días entre (puente de) “Muertos” y diciembre, siempre han sido flojos; además, mucha gente no quería venir después de las (afectaciones por) lluvias”, celebró José Gallardo, administrador de un restaurante en la Costera.

Adicionalmente a la ocupación hotelera, las principales plazas comerciales de Acapulco lucieron llenas debido al Buen Fin.