WASHINGTON, EU, 24 de marzo de 2015.- Llegó a Washington la denominada Caravana 43, conformada por una comisión de padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, en septiembre del 2014; con la finalidad de insistir en que el caso no puede cerrarse, ya que aún continúan con la esperanza de encontrar vivos a los jóvenes, toda vez que no hay cadáveres que indiquen lo contrario.

“Como mexicanos no podemos quedarnos sentados, permitir que esto quede en la impunidad. Si lo permitimos estamos sentenciados nosotros y las próximas generaciones de nuestro país, que estarán condenadas a vivir el mismo sufrimiento”, alertó Felipe de la Cruz, vocero de los padres y profesor de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, quien participó en una conferencia en la facultad de Derecho de la Universidad del Distrito de Columbia, donde se ubica la capital de Estados Unidos, publica el Siglo de Torreón.

En la conferencia, también intervino Vidulfo Rosales, abogado de las familias del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y desde una mesa, de la que colgaba una bandera mexicana con el número 43, los dos portavoces pidieron al gobierno federal que abra nuevas líneas de investigación para esclarecer lo ocurrido el 26 de septiembre en el municipio de Iguala, al sur de México.

Con información de El Siglo de Torreón