CHILPANCINGO, Gro., 20 de julio de 2014.- La Policía Ciudadana detuvo a un presunto sicario del grupo delictivo Los Rojos, quien reveló la ubicación de varias fosas clandestinas en diferentes pueblos del Valle de Ocotito, municipio de Chilpancingo.

El coordinador regional del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSYJC), Ernesto Gallardo Grande, informó que semanas atrás detuvieron a uno de los principales sicarios de Los Rojos, un remanente del cártel Beltrán Leyva.

Gallardo Grande se negó a revelar la identidad del presunto sicario, pero indicó que este ya reveló la ubicación de varias fosas clandestinas en varios de los pueblos que integran el Valle de Ocotito.

El presunto sicario estaba al servicio de José Antonio Campos Vega, alias “El Chaparro; Hermenegildo Campos Vega, alias “El Melo” y Nicolás Campos Vega, alias “El Nico”, principales operadores de Los Rojos en la región Centro de Guerrerro.

El detenido reveló que su labor al interior de la organización delictiva era la de ejecutar a personas y deshacerse de sus cuerpos, los cuales sepultó en fosas clandestinas, que excavó en algunos cerros que rodean la zona del Valle. Este domingo algunos grupos de Policías Ciudadanos iniciaron las labores de ubicación de fosas, para verificar si la información proporcionada por el presunto sicario es real.

Meses atrás un comandante municipal de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), que aglutina a la Policía Ciudadana, informó que tan sólo en los pueblos que conforman El Valle, hay un aproximado de cien personas desaparecidas, entre hombres y mujeres, cuyos cuerpos esperan encontrar en las fosas clandestinas.

La Policía Ciudadana irrumpió en los pueblos del Valle de Ocotito el 23 de enero de 2014 y desde entonces, erradicó a los grupos delictivos que mantenían el control de la zona.

Sin embargo, Gallardo Grande informó que tres días atrás detectaron el ingreso de vehículos sospechosos a las comunidades.

“Hace tres días estaba medio caliente el asunto, se metían carros sospechosos, ahorita ya hay presencia de policías ciudadanos activos resguardando la seguridad y los delincuentes se tuvieron que guardar”, comentó el coordinador regional del SSYJC.

Advirtió que la Policía Ciudadana “desarticulará la cabeza” del grupo criminal que opera en la zona y hará una “limpieza total” de delincuentes.


Detienen a dos “Rojos”

Gallardo Grande también habló sobre el caso de Wilbert Hernández López, dueño de una embotelladora de agua y policía ciudadano activo en Palo Blanco, quien fue asesinado la mañana del sábado en su negocio por un grupo armado.

Informó que ayer sábado la Policía Ciudadana detuvo a dos hombres en el retén que instalaron en la entrada a Mazatlán. A ambos detenidos se les comprobaron vínculos con el grupo delictivo Los Rojos, así como su participación indirecta en el asesinato de Hernández López.

El coordinador regional del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana se negó a proporcionar las identidades de los detenidos “por seguridad”, pero informó que están en resguardo en la base de operaciones de los comunitarios en Buena Vista, pueblo ubicado en el Valle de Ocotito.

Indicó que también están en retención Jorge Santos Salvador y su esposa María Campos Vega, hermana de El Melo, El Nico y El Chaparro, principales operadores de Los Rojos. Ambos fueron capturados el sábado en Mazatlán.

Al momento de su captura, María contaba con el resguardo de Policías Estatales, a causa de las medidas cautelares que le otorgó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

A pesar de ser hermanas de los principales líderes de Los Rojos y de las pruebas que las vinculan como operadoras del grupo delictivo, María y su hermana Romana Campos Vega cuentan con medidas cautelares, por lo que un grupo de policías del estado resguardan su seguridad las 24 horas del día.

Para detener a María, los policías ciudadanos desarmaron a los policías estatales y los retuvieron durante algunos minutos. Posteriormente les regresaron sus armas y los dejaron en libertad. Gallardo Grande aclaró que María y su esposo no están detenidos, sino bajo resguardo.

La Policía Ciudadana tiene un plazo de 24 horas para presentar pruebas que ratifiquen su participación en el asesinato del empresario y policía comunitario. Si en ese lapso no hay pruebas suficientes, la mujer y su esposo serán dejados en libertad.

En caso de encontrarse elementos suficientes para inculparlos, las autoridades comunitarias sesionarán para determinar si entregan a María y su esposo a la PGJE o los mantienen en detención.

Quadratín Guerrero visitó la comandancia de Buena Vista y se corroboró que los detenidos permanecen en buenas condiciones, no están golpeados ni presentan huellas de tortura física o psicológica, tienen acceso a agua, alimentación y espacio para realizar sus necesidades fisiológicas de manera digna.

Durante la tarde y noche del sábado, arribaron grupos de policías ciudadanos a Palo Blanco, procedentes de Tecoanapa y Juan R. Escudero. Este domingo llegaron grupos de comunitarios de Cuautepec, por lo que ya suman 230 efectivos del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana, para blindar la seguridad en esta comunidad de Chilpancingo.

“Nosotros les dijimos que donde nos toquen a uno de los nuestros, les vamos a caer entre todos. Cuando llegamos a un pueblo, así sea el más maldito, no puede haber muertes, no puede haber secuestros y no puede haber cobro de piso”, sentenció el coordinador regional.

Al menos tres grupos, de 12 elementos cada uno, recorren las calles vestidos de civiles para investigar la ubicación de los operadores de Los Rojos y lograr información sobre el asesinato de Wilbert Hernández López.

Para Gallardo Grande, el asesinato del empresario es una reacción de la delincuencia organizada, cuyos ingresos se ven afectados porque ya no cobran “cuota” en los negocios de El Valle. Dijo que también es un mensaje de Los Rojos a la población, advirtiéndoles que “con ellos no se puede” y que tienen que seguir pagando cuota.

“Nosotros también les vamos a mandar un mensaje a los delincuentes, al gobierno y a la población, un mensaje pacifista, que donde está la Policía Comunitaria habrá paz y que de eso nos vamos a encargar nosotros”, expresó.

El comandante regional aseguró que la muerte de su compañero no quedará impune y que en breve realizarán un operativo para capturar a los principales operadores del narco, de quienes ya tienen su ubicación.

Sobre la posibilidad de que algún grupo armado irrumpa en El Valle para rescatar a la hermana de Los Rojos, Gallardo Grande respondió: “El temor para nosotros no existe, es lo que queremos, que vinieran para poderlos detener, la suerte lo tendrá que decidir”.