MEXICO., DF., 12 de septiembre de 2014.- El gobernador de Texas, Rick Perry señaló que esta semana enviará hasta mil efectivos a la frontera con México para frenar las actividades delictivas vinculadas con los cárteles de la droga, así como frenar la inmigración ilegal; motivo que condenó el presidente de México Enrique Peña Nieto.

A su vez, el estadounidense señaló que esta decisión se tomó debido a que la Patrulla Fronteriza no es suficiente para enfrentar el fuerte incremente de niños centroamericanos que cruzan diariamente de forma ilegal a Estados Unidos sin ser acompañados por adultos.

“No sólo es desagradable, sino yo creo que es condenable”, dijo Peña en una entrevista publicada el viernes por el periódico El Universal. “Me parece que es una actitud completamente reprobable y tampoco resuelve un problema al que tenemos que hacerle frente de manera conjunta”, dijo el mandatario refiriéndose a la inmigración.

De acuerdo a información de la agencia Reuters, el gobernador Perry ha sido cuestionado por el gasto que implica el despliegue de la Guardia Nacional, de 12 millones de dólares por mes, y porque el número de niños inmigrantes ha bajado fuertemente entre junio y agosto.

Peña Nieto aclaró que la relación entre México y Estados Unidos pasa por un buen momento y que la decisión del gobernador de Texas es un caso aislado, ya que otros estados fronterizos como California mantienen políticas de inmigración más amigables.

Más información: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=440634&idFC=2014