ACAPULCO, Gro., 23 de septiembre de 2015.- No se puede cerrar el rompecabezas mientras hay piezas que faltan, afirmó el gobernador de Guerrero Rogelio Ortega Martínez, en relación al caso Ayotzinapa.

Entrevistado en una reunión con el Club de Periodistas en Acapulco, el mandatario estatal indicó que una “gran pieza” que faltaba se acaba de encontrar, al referirse a la detención de Gildardo López Astudillo ‘el Cabo Gil’ y consideró que quienes más ubican esas piezas faltantes son los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y de ahí la insistencia mas allá de la resistencia de aceptar la pérdida de sus seres queridos.

De la reunión prevista para mañana entre los padres de los normalistas y el presidente de la República Enrique Peña Nieto, Ortega Martínez consideró que conviene a los familiares un diálogo sincero, positivo e inteligente y le pidan al mandatario federal que se busquen las líneas de investigación que falten a fin de encontrar la verdad y justicia en el caso.

De la desconfianza que el gobierno federal ha generado a los padres de los normalistas, Rogelio Ortega recalcó que la verdad no se impone, si no que se investiga, por lo que consideró bueno ponerse en los “zapatos” de los afectados, quienes exigen que se dé con la misma y se demuestre.

Ortega Martínez confió en que se dé un diálogo inteligente con Peña Nieto y consideró que esta reunión debe ser aprovechada por los familiares para llegar a un acuerdo y se siga insistiendo para que se investigue y se encuentre la verdad.