IGUALA, Gro. 25 de Mayo.- Medio centenar de padres de familia y 18 educadoras de los 7 jardines de niños que conforman la zona escolar 107 de Copalillo, se opusieron a la reinstalación  de la supervisora Nedy Ortiz Garduño, acusada de corrupción, abuso de autoridad, discriminación y mal trato a padres de familia como docentes.

Luego de que el viernes pasado, autoridades de la subsecretaría de Educación Guerrero, la jefa del departamento de preescolar y educación inicial, Daria Divina Cruz Guillen; la jefa de educación preescolar, Norma Jacqueline Moreno Damián; el delegado de los Servicios Educativos de la Región Norte, Luis Alberto Cruz López; la jefa de sector, el jurídico y contraloría sostuvieran una reunión en las oficinas de la supervisión escolar con padres de familia y personal docente.

Ahí las 18 educadoras  de los jardines “Mariano matamoros” “Atahualpa”, “Jesus Flores” ” Las puertas del saber”, “Luis Spota”, “Carmen Ramos del Rio” ” Tlacaelel”, no aceptaron la imposición de Nedy Ortíz, argumentando ser víctimas de maltratos psicológicos y de que no hay las condiciones para trabajar con ella debido a que las amenaza, por ello, la responsabilizan de cualquier cosa que les pueda suceder.

De igual forma los padres de familia de las comunidades indígenas de Tlayahualco y Papalutla de Copalillo, se opusieron a la reinstalación de la supervisora debido a la discriminación que sufren por parte de Ortíz Garduño y advirtieron que si las autoridades educativas continúan imponiendo a Nedy, radicalizarán su inconformidad.

Cabe recordar que el pasado 2 de diciembre del 2013, 18 maestras de preescolar de la zona 107 y padres de familia de las comunidades indígenas de Tlayahualco y Papalutla, municipio de Copalillo, encabezaron el paro de labores y toma de instalaciones de las oficinas de la jefatura del sector 09 de educación preescolar ubicadas a un lado de Servicios Educativos, en demanda de la salida de la supervisora Nedy Ortiz por prepotente y discriminar a los padres de familia, concluyendo 9 días después con el cambio de la supervisora.

Por ello, maestras y padres de familia responsabilizaron de forma directa a Nedy Ortiz Garduño, Silvia Romero Suárez y autoridades educativas en la Zona Norte de lo que les pueda ocurrir a ellos y a sus familias.