MÉXICO, DF, 16 de julio de 2015.- El Acueducto del Padre Tembleque, construido en el siglo XVI, que recorre los municipios de Zempoala, Hidalgo, y Axapusco, Nopaltepec y Otumba, Estado de México, fue construido entre 1554 y 1571 con 48 kilómetros al oriente del cerro del Tecajete, don de hay siete manantiales.

La obra hidráulica novohispana, hoy nombrada patrimonio mundial por la Unesco, fue iniciativa de un fraile franciscano llegado al nuevo mundo, quien vio la necesidad de llevar agua a Otumba, a donde fue enviado a evangelizar.

Los arcos esconden; sin embargo, otra maravilla: su obra subterránea hecha con canaletas, que aprovecha la topografía para conducir el agua por efecto de la gravedad.

Con información de Once Noticias