CIUDAD DE MÉXICO, 24 de mayo de 2016.- Más de una cuarta parte de las muertes de niños menores de cinco años en el mundo se debió a la degradación medioambiental y la contaminación, según un informe presentado en la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA).

De acuerdo con el reporte Medio ambiente saludable, gente saludable, más de 25% de las muertes de niños menores de cinco años y 23% de las muertes que registran cada año se deben a la contaminación del aire y el agua, así como a la exposición de sustancias que provocan enfermedades crónicas.

El informe, elaborado por el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias instituticiones medioambientales, recalca que la contaminación causa 234 veces más muertes prematuras al año que los conflictos violentos, según informa Excélsior.

Según los datos de 2012, el 23 por ciento de las muertes tanto de niños como de adultos –12.6 millones– fueron atribuibles al deterioro de las condiciones medioambientales.

Más información aquí.