CHILPANCINGO, Gro., 8 de abril de 2014.- Los procesos judiciales de Guerrero, que se calcula podrían ser unos dos mil quinientos, continúan en suspenso con el perjuicio que ello significa, al continuar el paro indefinido de los trabajadores del Tribunal Superior de Justicia.

Este lunes, algunos magistrados ofrecieron a los trabajadores que mantienen un paro laboral un incremento salarial del 24 por ciento para los administrativos, de 15 por ciento para los del servicio jurisdiccional, y de 12 por ciento para los trabajadores de los juzgados de paz.

En contraparte, los trabajadores flexibilizaron su postura y ahora plantean un aumento de 40 por ciento para los administrativos que son los que tienen las menores percepciones, pues apenas ganan poco más de 2 mil pesos a la quincena, lo que dijeron resulta ofensivo ante los 140 mil pesos mensuales que percibe cada uno de los veinte magistrados.

Adicionalmente plantearon que podrían aceptar un aumento de 35 por ciento para los trabajadores jurisdiccionales, es decir quienes tienen niveles de secretarios de acuerdos y proyectistas, “ya que se ese modo apenas se estaría haciendo justicia laboral a quienes han recibido sueldos de hambre durante décadas”, según denunciaron.

La noche del lunes los magistrados propusieron a los trabajadores que mantienen protestas en las siete regiones del estado incrementos del 20 por ciento para trabajadores del servicio jurisdiccional, así como el 15 para administrativos y 12 por ciento para los trabajadores de los juzgados de paz.

En una asamblea que se realizó este martes a las 11:30 de la mañana, los trabajadores acordaron rechazar las propuestas que les hicieron los magistrados.

En su momento los trabajadores señalaron que sigue fija su demanda del 40 por ciento de incrementos salariales para todos los trabajadores del TSJ excepto para los jueces quienes aceptaron un incremento del 12 por ciento la semana pasada toda vez que su sueldo base es de alrededor de 25 mil pesos quincenales.