CHILPANCINGO, Gro., 24 de octubre de 2014.- Estudiantes normalistas y maestros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores para la Educación (CETEG) queman oficinas del gobierno donde tramitan sus pensiones los jubilados.

En tanto que otro grupo de disidentes cierran las tres entradas del Congreso de Guerrero, y ahí a gritos exigen la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre.

Los manifestantes aseguraron que están en pie de lucha y continuarán exigiendo a las autoridades que realicen su trabajo porque no ven avances en las investigaciones.

Cabe señalar que en ninguno de los dos edificios hay presencia de elementos policiacos antimotines.

A pesar de la salida del gobernador Ángel Aguirre Rivero continúan los movimientos del magisterio y de los estudiantes en Guerrero.