MÉXICO, DF, 14 de octubre de 2014.- A pesar de la expresión de confianza en el Estado Mexicano para resolver la crisis nacional de derechos humanos que suscitaron las ejecuciones de Tlatlaya e Iguala, crece la presión internacional para que la Comunidad Europea suspenda negociaciones con México en los ámbitos de seguridad y comercio.

En su discurso inaugural como presidenta de la comisión parlamentaria para México, la eurodiputada Teresa Jiménez condenó la violencia en Iguala, expresó solidaridad con el pueblo mexicano y demando justicia inmediata para las víctimas.

Por su parte, la coordinación alemana por los derechos humanos en México, exhorta al parlamento alemán suspender las negociaciones actuales con el gobierno mexicano sobre un acuerdo de seguridad.

El llamado se suma al emitido por 21 miembros del parlamento europeo para que se suspendan las pláticas para modernizar el acuerdo de libre comercio UE-México.