CHILPANCINGO, Gro., 7 de octubre de 2014.- La Secretaría de Salud del estado informó que de las 25 personas que resultaron heridas en los hechos del viernes 26 y primeras horas del 27 de septiembre pasados en Iguala, han sido dados de alta 21.

Según un comunicado de la secretaría, el conductor del autobús donde viajaba el Club de Fútbol Avispones de Chilpancingo falleció cuando era intervenido quirúrgicamente la madrugada del sábado en mención, y únicamente siguen bajo atención médica tres personas, dos de ellas normalistas de Ayotzinapa.

De los 25 heridos, 17 fueron atendidos en el Hospital General de Iguala Jorge Soberón Acevedo, de los cuales la única víctima mortal fue el conductor del autobús del equipo Avispones de Chilpancingo.

El estado de salud del estudiante Aldo Gutiérrez Solano es grave, y continúa bajo observación médica.

El estudiante Edgar Andrés Vargas, se encuentra con estado de salud en mejoría, con diagnóstico de traumatismo de cara.

El próximo 8 de octubre, en el Hospital General de la Ciudad de México, se le realizará cirugía plástica y reconstructiva.

Quienes han sido dados de alta del Hospital General Jorge Soberón Acevedo son los estudiantes Daniel Galeana Rentería, Miguel Ángel Espino Honorato, Carlos Gerardo Tinoco, Leonel Fons Noyola, Andrés Daniel Martínez Hernández y Erick Santiago López.

Además del director técnico del equipo Avispones de Chilpancingo, Pedro Rentería Lujano; el director de Deportes de Chilpancingo, Facundo Serrano Urióstegui; los deportistas: Luis Ángel Torreblanca, Francisco Xavier Medina Bello y Félix Pérez Pérez, y el utilero del equipo, Carlos Adame Flores, así como el chofer de taxi Aureliano García León y la maestra Fátima Bahena Peña.

Al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), fueron trasladados tres lesionados: dos estudiantes fueron dados de alta, identificados como Gregorio Jaimes Reyna y Valentín Ponce de León Brito, mientras que el integrante del cuerpo técnico del equipo Avispones, Jorge León Saénz, con estado de salud estable, fue trasladado al Hospital Privado Médica Sur, en la Ciudad de México.

En la clínica del ISSSTE se dio de alta a las tres personas que llegaron a esta Unidad, la reportera Norma Angélica Rendón Chávez, el chofer de taxi, Enrique Hernández Carranza y el agente del Ministerio Público, Hermenegildo Morales Cortés.