ACAPULCO, Gro., 27 de noviembre de 2013.- Integrantes de la organización de transportistas un Nuevo Horizonte para Guerrero, demandaron al gobierno del estado indemnización y la aplicación de un programa alternativo para los más de 2 mil concesionarios y chóferes que resultarán afectados con la próxima puesta en marcha de la primera etapa del Acabús.

El coordinador de la agrupación, Rogelio Hernández Cruz, dijo que son más de mil 500 taxistas los que se quedarán sin trabajo en las rutas Renacimiento, Emiliano Zapata, Real Hacienda y la Venta los que saldrán de circulación con el proyecto de transporte para Acapulco.

Además, mencionó que con la puesta en funcionamiento del Acabús, unos 550 concesionarios y 60 viudas también resultarán afectados, por lo que demandó al gobernador Angel Aguirre Rivero que les de alternativas para que lleven el sustento a sus familias e integre a los trabajadores del gremio en empleos dentro de la empresa que se consolidará.

Hernández Cruz ofreció como opciones que indemnicen a los concesionarios afectados, así como a los choferes o en su defecto que se les dé una alternativa en rutas que no se encuentran saturadas para que mantengan a sus familias.

Valuó entre 300 y 350 mil pesos la indemnización por cada una de las 550 concesiones que quedarán fuera por la puesta en operación del nuevo transporte y advirtió que en caso de no ser tomados en cuenta sus planteamientos, los taxis colectivos amarillos tenderán a desaparecer en los años siguientes, dejando a muchos taxistas sin empleo.