CHILPANCINGO, Gro., 27 de agosto de 2014.- El comandante regional del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSYJC), Ernesto Gallardo Grande, denunció actos de hostigamiento del Ejército Mexicano contra la Policía Ciudadana en la región Costa Chica.

En entrevista, indicó que desde hace 12 días llegaron varios grupos de militares y se instalaron en los municipios en que tiene presencia la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

De acuerdo a Gallardo Grande, con la llegada de los militares también se registró un repunte en la violencia y hechos delictivos.

Puntualizó que en Ayutla incrementaron los “levantones” y robo de vehículos con la llegada del Ejército, mientras que en Copala hay un repunte de secuestros y ejecuciones.

“Es extraño que cuando llegan los militares se incrementa la actividad delictiva, parece que ellos defienden a los delincuentes. Nosotros no estamos en contra del Ejército ni del gobierno, buscamos diálogo y coordinación, que hagan su trabajo, que pongan orden, pero no lo logran, ahí está el caso de Chilpancingo, de Acapulco, de Chilapa que está bien feo y peligroso por la violencia”, expresó el comandante de la Policía Ciudadana.

Gallardo Grande sostuvo que la detención del comandante de la Policía Ciudadana, Conrado Mora Hernández en El Pericón, municipio de Tecoanapa, es el ejemplo más claro del hostigamiento que hay hacia el Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana.

El comandante de la comunitaria fue detenido por los militares cuando portaba una pistola calibre .9 milímetros.

Gallardo Grande subrayó que Mora Hernández utiliza un arma porque forma parte de la Policía Ciudadana y se encontraba dentro de su jurisdicción, además de que es de un calibre pequeño.

Por su parte el dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, informó que “están juntando” el dinero de la fianza, que asciende a 25 mil pesos.

Reconoció que existe “resentimiento” por parte del Ejército, tras la retención de un centenar de soldados del 48 Batallón de Infantería en El Pericón, el 5 de agosto de 2013 y la acusación que hicieron contra ellos, de colaborar con la delincuencia organizada.

“Hay resentimientos contra nosotros, por eso andan en Ayutla y toda la región Costa Chica hostigando a la UPOEG”, lamentó el dirigente social.