CHILPANCINGO, Gro., 27 de marzo de 2013.- Integrantes del movimiento universitario, de la Coordinadora de Casas de Estudiantes y de la Federación Estudiantil Universitaria Guerrerense (FEUG) denunciaron al maestro José Antonio Soto Sotelo, por crear conflictos entre el alumnado y beneficiar con becas y apoyos únicamente a los moradores de casas de estudiantes afines al Frente de Defensa Universitario (Fredeuag).

En rueda de prensa, el dirigente de la Coordinadora de Casas de Estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Sócrates Onassis Cabañas Toledo denunció que el coordinador general de Atención a Estudiantes, José Antonio Soto Sotelo repartió becas sin abrir una convocatoria.

Detalló que estas becas se entregaron moradores de las casas de estudiantes que son afines al Fredeuag, con el objetivo de manipular políticamente a los beneficiarios y confrontarlos con el Movimiento Universitario.

El líder estudiantil detalló que el Movimiento Universitario se ha caracterizado por exigir mejoras en el comedor, casas de estudiantes y más beneficios a los que tienen derecho los alumnos de la UAG.

También han denunciado la corrupción que priva entre varios funcionarios de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Por ello, dijo, Soto Sotelo se aprovechó de la necesidad y pobreza de varios estudiantes, para manipularlos con la entrega de una beca de 500 pesos.

De esta forma, los beneficiarios incluso conformarían su propia coordinadora estudiantil, para defender los intereses políticos de los funcionarios que laboran en la institución.

“Los compañeros están siendo vetados con una beca especial por parte de la universidad de 500 pesos, esa manipulación es una falta de respeto, utilizan la necesidad económica de los estudiantes para manipularlos”, reprochó.

Indicó que, prueba de esta manipulación, es que los estudiantes beneficiados con becas defienden al jefe del comedor universitario, aún cuando existe una marcada serie de irregularidades y deficiencias.

Cabañas Toledo puntualizó que hay déficit de personal en el comedor universitario, carencia de alimentos, mal servicio y cierre excesivo del mismo.

Denunció que el comedor se ha cerrado de manera general durante varios días y sólo da servicio de manera oculta a 300 estudiantes afines al Fredeuag.

Por su parte la Federación Estudiantil Universitaria Guerrerense (FEUG) se sumó al Movimiento Universitario, pues consideraron que las demandas son justas y en beneficio de todo el alumnado.

Exhortaron al rector de la UAG, Javier Saldaña Almazán a “prestar atención” a sus funcionarios, principalmente al maestro Antonio Soto Sotelo, a quien acusaron de organizar una revuelta y confrontación entre los estudiantes.

También le pidieron una audiencia para entablar una mesa de trabajo y plantearle las principales necesidades del alumnado.